Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La buena salud del mercado inmobiliario

Comparte

El mercado inmobiliario también ha cambiado después de la pandemia. Tras la parada en seco que sufrió el mundo hace dos años, el sector de la construcción parece ligeramente estancado. La falta de suelo para las promotoras o a la pérdida económica debida al confinamiento ha hecho que muchas de las obras de vivienda de nueva construcción aun no hayan sido finalizadas.

¿En que se traducen los datos del mercado inmobiliario en lo que va de año?

En un cambio de tendencia. La compra-venta de vivienda ha resucitado en estos meses y lo ha hecho con cifras record desde la burbuja inmobiliaria de 2008. La diferencia, y ese es el dato relevante, es que donde más se ve reflejada esta subida de las ventas, es en el mercado de vivienda de segunda mano.

¿A qué se debe ese cambio de tendencia?

Probablemente a que la conciencia colectiva, tras la pandemia ha reorganizado sus prioridades. Actualmente la gente prefiere comprar a alquilar. La sensación de seguridad que da el tener una vivienda en propiedad gana notoriamente a la sensación de inestabilidad del alquiler. Sin duda, tras la pandemia y esos meses de encierro e incertidumbre, lo que se busca es estabilidad y seguridad. Eso es algo que en lo que a vivienda se refiere, solo aporta la compra. Si tienes una propiedad, ya tienes algo.

Otro cambio en la mentalidad de la gente es el lugar donde vivir. Si en tiempos prepandemia, bastaba cualquier zona si estabas en la ciudad, ahora se buscan viviendas más amplias y más alejadas del bullicio. Incluso en las afueras o en los pueblos.

Lo que está claro es que las costumbres han cambiado y las necesidades también. Los ahorros de los meses de encierro (para los que han podido ahorrar) se traducen en compra de casas y si es posible entre particulares y dejando a un lado a promotoras o inmobiliarias, mejor.

Algunos expertos dicen que no se trata en si de una tendencia clara por comprar vivienda de segunda mano. Alegan que se compra lo que hay y en estos momentos, apenas hay promociones de vivienda nueva concluidas. Aunque también hay que añadir que la compra de vivienda de segunda mano tiene alguna ventaja más.

En primer lugar, ya están hechas y la compra se produce más rápido, está en el mercado, los ves, te gusta, te lo quedas. Las promociones de obra nueva no suelen estar disponible de forma inmediata y lo que parece estar muy claro es que hoy se quiere inmediatez. Nada de esperas.

¿Y la segunda vivienda?

Otro segmento del mercado inmobiliario, como es el de la segunda vivienda, también esta sufriendo un auge. Un sector de la población muy definido, ha decidido elevar el número de transacciones de segundas residencias. Nada de alquiler de vacaciones, vivienda en propiedad. Los datos que nos ofrecen inmobiliarias como Inmodoñana, son contundentes: el aumento de las ventas ronda el 50%.

Seguro que a más de uno nos vienen a la memoria aquellas imágenes de gente que se iba de las ciudades a escondidas para pasar el confinamiento en la playa. Confinados, si; pero con vistas. Pues eso, que todo el que puede invierte en su pequeño retiro en caso de pandemias o simplemente, para ir de vacaciones.

No obstante, el mercado inmobiliario siempre ha sido un seguro a muchos niveles. Para inversores, una forma de hacer crecer su dinero sin apenas riesgo. Normalmente, la vivienda se revaloriza. Para el común mortal, a parte de una necesidad, casarte con el banco mediante una hipoteca, equivale a un seguro de vida.

El suelo es algo que siempre tiene tendencia a incrementar su valor. El ladrillo se revaloriza. Comprar una vivienda en 2022 es indudablemente más caro que haberlo hecho en 2008.Y lo que compremos hoy, tendrá mucho más valor en 2030.

Un factor importante en este tema, es el tipo de vivienda que más se revaloriza. Aunque resulte en apariencia ilógico, se revaloriza antes una vivienda de segunda-mano. Del mismo modo que una vivienda nueva tarda más en bajar su precio en el mercado y puede resultar menos asequible.

En cualquiera de los casos, lo que en realidad importa es que el mercado inmobiliario ha cobrado fuerza y esta imparable. La compra venta de viviendas no ha hecho otra cosa que subir en los últimos meses. Señal inequívoca de que la mejor inversión, si es posible invertir, es en viviendas.

 

Relacionados

La figura del arquitecto

La figura del arquitecto

Seguramente todos asociemos a este profesional con planos, dibujos, edificios y maquetas con sus proyectos. De hecho los arquitectos son los encargados de realizar mediante esos planos y dibujos, esas

Comprar y vender una vivienda

Comprar y vender una vivienda

Adquirir una vivienda en propiedad es una decisión que no hay que tomar a la ligera. Elegir bien la vivienda, su ubicación y su estado si es de segunda mano,

La buena salud del mercado inmobiliario

La buena salud del mercado inmobiliario

El mercado inmobiliario también ha cambiado después de la pandemia. Tras la parada en seco que sufrió el mundo hace dos años, el sector de la construcción parece ligeramente estancado. La falta de suelo para las promotoras o a la pérdida económica debida al confinamiento ha hecho que muchas de las obras de vivienda de nueva construcción aun no hayan sido finalizadas.