Si quieres pintar tu local, Apliservice es tu empresa

Si quieres pintar tu local, Apliservice es tu empresa

Es bien sabido que el espacio de trabajo es el lugar más importante de todo trabajador, ya que en el debe de desempeñar las tareas que le corresponde. Si eres autónomo probablemente tenga más sentido que nunca, ya que aprovechar las horas es fundamental para conseguir ser lo más productivo posible y tener más tiempo libre.

Pero da igual que seas autónomo o no, ya que el lugar de trabajo, ya sea un despacho o una oficina, debe de estar diseñado para cumplir con todas las necesidades de los empleados, que a su vez deben de tener a su disposición todos los medios para atender a su cliente. Pero no solo se trabaja en las oficinas, ya que en las naves industriales y en los almacenes también se desarrollan importantes labores.

Y en todos estos lugares hay un aspecto que muchos empresarios pasan por alto, y nos referimos concretamente a la pintura. Son bien conocidos los estudios psicológicos que hablan de el efecto de los colores en las personas. De hecho, una primera impresión puede ser muy buena si llevas el color favorito de la otra persona. Y en este sentido pintar el lugar de trabajo de un color o de otra afecta a los trabajadores.

Pero más allá de eso, hay que ver que tipo de pintura se utiliza, ya que no todas las pinturas son las mismas. En el artículo de hoy vamos a ver un tipo de pintura desconocido por muchas personas, específicamente vamos a hablar de las pinturas industriales. Una empresa que trabaja muy bien este tipo de pinturas es Apliservice, una empresa de pintores en Tarragona con más de 25 años de experiencia, que ofrece soluciones a particulares y empresas, con cobertura en el Baix Penedès y dando cobertura desde Tarragona a Barcelona y Lleida.

Tipos de pintura industrial

Es muy normal que en ambientes industriales las superficies del lugar sufran daños debido a los productos químicos o al rozamiento de la maquinaria. Existen pinturas y recubrimientos que puedes utilizar para proteger o pintar adecuadamente los productos metálicos, plásticos, la maquinaria industrial… Nos referimos a la pintura industrial

Existen dos tipos diferentes de pintura industrial: en polvo y líquida. Cada una de ellas tiene una finalidad, pero todas te darán un toque profesional y de máxima calidad.

Por ello, podemos definir como pintura industrial a los trabajos y productos que intervienen en los procesos de pintados de la industria en general.

Encontrarás una gran variedad de productos de pintura industrial con fines muy diferentes entre los que se encuentran la protección anticorrosiva, la resistencia a impactos, o a ambientes marinos o industriales., o elanclaje sobre superficies de difícil adherencia. También puede tener diferentes acabados con diferentes grados de brillo o texturas.

La elección del proceso de pintura industrial se lleva a cabo dependiendo de la protección y el acabado que necesite la pieza en cuestión, además de tener siempre en cuenta las exigencias del cliente.

Como hemos explicado, existen diferentes tipos de pintura industrial, principalmente en polvo y líquidas y, dentro de cada una de ellas, existen diferentes tipos. Dentro de estos tipos de pinturas las más destacadas sin aquellas que se aplican con imprimación, o con esmaltes de acabado.

La imprimación se utiliza para dejar la superficie perfecta para ser pintada. Lo que hace es crear una capa de mayor adherencia sobre la superficie para facilitar la fijación de la pintura. Es un producto que tiene que utilizarse antes de proceder al pintado. Además, crea una capa que evita que la pieza se oxide. Dentro de la imprimación podemos encontrar diferentes tipos, que a modo de mención nombramos las imprimaciones de anclaje para superficies porosas, de relleno y para plásticos.

Los esmaltes de acabado son las pinturas que utilizarás finalmente y que aportan el aspecto final. Dentro de los esmaltes de acabado encontramos diferentes tipos. Pueden ser en forma de barnices o en colores y con diferentes texturas, brillos, en satinado, en mate…

Hay diferentes tipos de esmaltes de acabado, quizá los más comunes son el sintético, que permite dejar secar al aire la pintura sin necesidad de horno; los nitrocelulósicos, que permiten un secado súper rápido; o por último los acrílicos, que necesitan utilizar un catalizador.