Cambiar la bañera por un plato de ducha antideslizante

Cambiar la bañera por un plato de ducha antideslizante

Si estás haciendo reforma en tu cuarto de baño y está dudando si sería bueno, o no, cambiar la bañera por una ducha, desde aquí, te animamos a hacerlo, ya que las ventajas son muchas. Además de ayudarte a ganar espacio, te ofrecerá mayor comodidad que la bañera, es más práctica y segura y ahorrarás agua. Ten en cuenta que aunque darse un baño parece algo súper ideal, al final, pocas veces lo haces. Pero cuando lo haces, la cantidad de agua que se gasta es inmensa. Y si encima se baña toda la familia, aunque solo sea una vez a la semana, pues tú me dirás… Desde luego es un gasto absolutamente innecesario.

Por otro lado, darse una buena ducha por la mañana, ayuda a despertar, y por la noche, a dormir. Lo de darse un baño y después, hay que ducharse para no salir del agua remojado en tu propia suciedad.

El plato de ducha es el cambio que tu baño necesita. Si quieres disfrutar de las ventajas de la ducha, frente a la bañera, en BañoSpacio, pueden ayudarte porque son especialistas en cambiar tu bañera por un plato de ducha de forma rápida y segura. En su amplio catálogo cuenta con una amplia variedad de platos de ducha antideslizantes, para dar respuesta a las necesidades de todos y cada uno de sus clientes. En esta empresa, emplean únicamente materiales de primera calidad para ofrecer el mejor servicio y los mejores resultado. En caso de ser necesario, la obra se puede financiar y pagar cómodamente la reforma. Encontrarás los mejores platos antideslizantes hechos a medida par adaptar tu baño a tus necesidades concretas.

Las ventajas de cambiar la bañera por un plato de ducha

1.- Ahorro de agua

¿Sabías que llenar una bañera gasta cerca de unos 150 litros de agua, es decir, lo que corresponde a unas 8 duchas. Cambiar bañera por ducha te ayudará a ahorrar en el consumo de agua.

2.- Ahorro de energía

No solo ahorras agua, sino que además, estás ahorrando energía al reducir la cantidad de litros de agua, y por lo tanto hay que calentar menos agua.

3.- Ahorro económico

La instalación de la ducha es, por norma general, más barata que la de la bañera. En caso de tratarse de una casa de nueva construcción o de una reforma importante, el ahorro es significativo.

4.- Ahorro de espacio

No hay duda de que el plato de ducha ocupa mucho menos espacio que la bañera, sobretodo cuando se trata de bañeras antiguas, que suelen ser enormes. Con una plato de ducha, tendrás más sitio en el baño para decorarlo como más te guste.

5.- Es más segura

Debido a que el acceso a la ducha es más fácil que entrar en la bañera, evitando las barreras arquitectónicas, la primera se presenta como la mejor opción, en especial cuando van a ser usadas por niñ@s, ancianas o personas con discapacidad o dificultades para moverse.

Los platos son perfectos para las personas de la tercera edad, que suelen tener una movilidad mucho más limitada, y una ducha es muy beneficiosa para estas personas, ya que, podrán entrar mejor en la ducha, tendrán más espacio para moverse y se sentirán mucho más seguras.

Además, evita los resbalones y las caídas, ya que en la actualidad hay platos de ducha extraplanos, recortables y antideslizantes, que aumenta la seguridad y evitan el riesgo de sufrir un accidente.

También es posible adaptarlas para personas con minusvalía e instalar agarraderos o asientos que aporten seguridad a las personas con movilidad limitada o discapacidad física. Además, existen sillas de ruedas adaptadas para introducirlas en las duchas.

6.- Mejor diseño

Las posibilidades de diseño que ofrece la ducha son mucho mayores que las de la bañera, ya que es posible escoger el tamaño de los platos, el tipo de mampara y se puede hacer a medida.

7.- Mayor movilidad

El plato de ducha ofrece mayor movilidad que la bañera, que limita los movimientos. En las primeras, hay más espacio y ducharse es mucho más cómodo.

8.- Fácil limpieza y mantenimiento

La ducha es más fácil de limpiar que una bañera al ser más accesibles. La bañera, en cambio, en ocasiones presenta serias dificultades para limpiarla cómodamente y sin dificultad.

9.- Contribuye a cuidar el medio ambiente

Ahorrando agua y energía contribuye a cuidar el medio ambiente y el planeta.

10.- Fácil instalación

La instalación de una ducha es mucho más rápida y sencilla que la de una bañera, al exigir menos obra y menos elementos.

Ahora que sabes todo esto, ¿todavía tienes dudas?