Ideas prácticas para reformar la terraza de tu casa o tu negocio

Ideas prácticas para reformar la terraza de tu casa o tu negocio

El invierno ya le dio paso a los tonos verdes, rojos y violetas de los cálidos parques de verano, las tardes de calor junto a la alberca y por supuesto, la delicia de disfrutar bajo el sol sentados en nuestra terraza… Pero no solo llega la temporada de disfrutar de playas y parques en familia, sino también llega el momento de pensar en nuestra terraza, sobre todo si necesita ser remodelada o si no le has hecho un cariño en mucho tiempo, de forma que podamos recibir a todos nuestros invitados en un lugar digno de disfrute y para sacarle el máximo provecho durante los meses de sol.

Sea la terraza de tu casa, tu oficina o tu balcón, nuestros amigos de Creasur, expertos en reformas, nos dan algunas ideas prácticas para reinventar este espacio sin importar los ceros en tu presupuesto.

Limpieza profunda

Suele pasar que durante el otoño y los meses de frío, tendemos a olvidarnos de nuestra terraza o balcón en los que tantas memorias pudimos construir la temporada estival; y entonces conforme se acerca la primavera queremos reencontrarnos con este lado de la casa después de tanto tiempo sin verle. Pero, la realidad es que, ya sea por nuestro olvido, o también por los efectos del frío y las bajas temperaturas, le encontramos en su peor momento, con hojas secas y suciedad por aquí y por allá, o puede que incluso siendo el trastero improvisado de algunas cosas que bien sabemos no volveremos a utilizar. Por esto mismo,  lo primero que deberemos hacer para reencontrarnos con los momentos de alegría en  nuestra terraza, será dedicarle una buena jornada de limpieza a fondo.

Una buena mano de pintura

Una vez limpia y sin rastro de suciedad ni de hojas secas, de seguro lo primero que vamos a notar es el brillo de sus paredes, o la falta de este, porque quizá otro problema será que los colores han perdido su brillo con el paso del tiempo. Por lo que será necesario darle una buena mano de pintura. Además, esta es una forma muy sencilla y económica de reinventar el espacio

Aquí, te recomendamos elegir el blanco, debido a  su capacidad para reflejar la luz y por ese efecto solarium que provoca de manera inherente. Pero a la vez, te damos carta blanca para que le des tu toque personal, combinándolo con algún color veraniego, como un turquesa, un amarillo o un azul la parte baja de las paredes, las barandillas o el marco de alguna puerta o ventana. Incluso, los colores fuertes podrían darle personalidad a tu terraza, o incluso ayudarte a crear varios ambientes. Por ejemplo, usa el azul estilo mediterráneo o los tonos anaranjados para darle un toque étnico muy de moda a los ambientes.

Suelos flotantes

La atmósfera veraniega y primaveral, con las risas y el disfrute de nuestros seres queridos de fondo, necesita un suelo adecuado donde echar sus raíces. Para ello puedes barajar las opciones de unas baldosas de barro cocido, un suelo de hormigón pulido o una tarima de madera. Estas son excelentes opciones ya que no hay nada más veraniego que una terraza de tarima flotante.

Para instalarla, debes tener en cuenta que van colocadas sobre rastreles, por lo que la superficie del suelo irá elevada. A la hora de elegir lo materiales, puedes decidirte por una madera natural, que siempre necesita de más cuidados pero cuyo acabado es inigualable, o por láminas de algún material conglomerado de alta resistencia, compuestos en su mayoría por fibras de madera, polímeros y materiales reciclados.

Verano nuevo, mobiliario nuevo

Si quieres tener la terraza perfecta, debes cuidarla y tratarla como las demás áreas de la casa. Así que a la hora de decorarla deberás hacerlo  con el cuidado de que las condiciones atmosféricas, el agua de la lluvia, la humedad del ambiente, la intensidad del sol y el constante azote del aire y el viento, hacen que el mobiliario de exteriores pueda deteriorarse con mayor facilidad. Por lo tanto, lo mejor es elegir  firmas especializadas en colecciones de exterior, con diseños en materiales naturales, metálicos y sintéticos, diseñados para resistir estas inclemencias meteorológicas. Aquí, depende de tu presupuesto, mejor te conviene comprar solo algunas piezas nuevas que puedas combinar sin ningún problema con alguna vieja banqueta o taburete.

Las funciones del espacio

A la hora de acondicionar tu terraza, debemos tener claro que actividades queremos llevar a cabo en este espacio. Esto porque aunque las terrazas y los balcones se suelen utilizar para  instalar una sala de estar o un comedor veraniegos, también podemos pensar en colocar mesas bajas o bancadas corridas repletas de mullidos cojines, que lo mismo nos valgan para una velada de media tarde, que para una cena veraniega. Incluso, puedes dejar volar tu imaginación y disponer de un espacio para tomar el sol, hacer parrillas, etc.

Esto porque, si tu terraza es grande, puedes sacarle mucho con la zonificación. Por ejemplo, reserva un espacio para comer y otro distinto, bien delimitado, para tomar el sol o simplemente disfrutar de una buena lectura. Una buena idea para delimitar estos espacios, es separarlos con césped artificial, será agradable a la vista, y no tendrás que regarlo, ni esforzarte tanto en su  mantenimiento. Otra idea es delimitar ciertas zonas con guirnaldas de luz solar o incluso coloca dos grandes antorchas para enmarcar el área de la barbacoa.

¡Todos a la mesa!

Si ya decidimos que lo que queremos es hacer es un comedor veraniego, deberemos disponerlo todo para tal fin. Necesitarás una mesa, sillas, cojines, escoger colores veraniegos y claros; y, eso si, adaptarnos al espacio. Si las dimensiones son muy reducidas, podemos buscar sillas y una mesa plegables que poner y quitar según nuestras necesidades.

Un salón al aire libre

Si, por el contrario, queremos que el balcón o la terraza sea un  lugar de esparcimiento y relajación, nuestra prioridad a la hora de decorarlo deberá ser la comodidad. Como idea, puedes usar diferentes cojines a modo de sofá, o apostar por algunas de esas piezas especialmente pensadas para exteriores a las que hacíamos referencia. Busca que el mobiliario pueda  limpiarse de una manera cómoda o que puedan retirarse con facilidad, para garantizar su durabilidad y que no queden expuestos más de lo necesario a duras condiciones de soleamiento y humedad.

La iluminación

Aunque si es verdad que durante el verano los días son mucho más largos y la luz del sol tiende a acompañarnos por muchas más horas, igual es bueno contar con buena iluminación artificial en el área de la terraza. Esto porque será época de vacaciones y noches enteras disfrutando de reuniones y comidas, en las que necesitaremos la iluminación adecuada. En este punto, no olvides seguir los consejos de ahorro energético y mejor apuesta por luminarias LED. Incluso, un toque muy bonito es disponer de una o de varias tiras de bombillas de luz cálida en ciertos puntos del lugar.

Verde primaveral

Otra cosa que no puede faltar en nuestra terraza o balcón es el color verde. Es decir, el mejor toque que le puedes dar a este espacio es diferentes tipos de plantas y flores que luzcan sus colores brillantes de la temporada. Así que dedícate a engalanarlas con plantas aromáticas, plantas arbustivas de hoja verde, pequeñas palmeras o con algún ficus benjamina de maceta.

Llena tu terraza de plantas de forma original y diferente. Puedes dejar volar la imaginación y crear un jardín vertical, cubriendo así una de las paredes por completo, o hacer tus propios huertos plantando lechugas y tomates, por ejemplo; así tendrás productos ecológicos y frescos, que a su vez pueden ser muy decorativos en exteriores

Además, otro beneficio de las plantas, es que ayudarán a disminuir la temperatura para hacer de tus exteriores lugares más frescos y agradables.

Toldos y parasoles

Claro, todos disfrutamos de los colores y el sol del verano, pero no podemos olvidarnos de lo intenso del calor y el sol durante esta época. Para esto, y ya que planeas pasar mucho tiempo en la terraza de tu casa, te recomendamos que entre tu lista de renovaciones incluyas esos toldos, cortinas y parasoles que nos protejan durante las horas de mayor soleamiento. Así, podrás disfrutar de tu balcón o terraza durante un mayor número de horas al día. Cortinas de lino blanco o a rayas, toldos de diferentes tonalidades, o paneles y techos fabricados en mimbre y por los que se tamice la luz, serían una buena adquisición en este apartado.

Plaquetas decorativas

Son un recurso fácil de usar y que se aleja de las costosas reformas, ya que se colocan de forma sencilla, normalmente atornilladas, y te ayudan a darle un toque completamente diferente a las paredes de tu terraza. Además, tienes cientos de modelos para elegir, desde las que imitan materiales como el mármol, pizarra o ladrillo visto, hasta aquellas que dan un aspecto rústico gracias a la madera.

Una buena idea, si te decides a usarlas, es alternar su uso con paredes lisas, en blanco, por ejemplo, y reservando estas plaquetas para zonas determinadas como comedores exteriores.